domingo, 9 de diciembre de 2018

Frente al mar II

Las ofertas en todos los rubros relacionados con el turismo comienzan a acechar a los visitantes cual tentadoras Desdémonas.

sábado, 8 de diciembre de 2018

Frente al mar

Se viene el verano y Piriápolis comienza a poblarse de visitantes. Hay ofertas para gustos variados, pero lo que aún no se ha manifestado es el mar, que insiste en mantener una temperatura más  baja de lo pactado.

miércoles, 5 de diciembre de 2018

Paisaje urbano IV

Este es un ejemplo de jardín con flores en el nuevo estilo. Nótese la mano de los inefables descerebrati en el diseño del  conjunto. Un lugar ideal para tomarse un respiro del diario ajetreo de nuestra bella ciudad.

lunes, 3 de diciembre de 2018

Paisaje urbano III

Según me explicaron. éste es un jardín moderno, adecuado a una ciudad moderna como la nuestra. No entiendo mucho de paisajismo, pero de inmediato puedo ver la mano de los Descerebrati en parte del diseño del mismo. Lo que no me queda claro son esos cilindros verticales en primer plano, se pàrecen  mucho a los obstáculos que colocaban algunas veces para evitar el aterrizaje de planeadores enemigos durante la Segunda Guerra Mundial...

domingo, 2 de diciembre de 2018

Paisaje urbano II

Incluso una ciudad relativamente chica como la nuestra puede resultar caótica ciertos días, a algunas horas o...por supuesto, según desde dónde y cómo se la mire.

sábado, 1 de diciembre de 2018

AVISO A LOS NAVEGANTES

El CDF acaba de publicar otros tres libros en su colección sobre fotógrafos ueuguayos contemporáneos. Sus respectivos autores son mi querida amiga Nancy Urrutia, Diego Velazco y el que suscribe. Pueden adquirirse en la sed del CDF en 18 de Julio casi Andes, están muy bien hechos, con el profesionalismo habitual de la institución, y para mejor, no son caros. Una exclente colección que ya cuenta con nueve volúmenes y que vale la pena tener.

G-20


Pasé por allí camino a la presentación de mi libro en la sede del CDF y no me costó mucho notar que la manifestación no era de apoyo a nada. Luego me di cuenta de que era en rechazo a la reunión del G-20 que se estaba llevando a cabo en Buenos Aires. A veces me sorprende mi capacidad deductiva, quizás sea por haber visto muchas películas de detectives.

viernes, 30 de noviembre de 2018

Paisaje urbano

Una ciudad moderna debe tener jardines y plazas diseñados de acuerdo con la época. Así este colorido vergel, diseñado por algún prestigioso arquitecto paisajista  probablemente seguidor de los lineamientos estéticos de la hermandad secreta conocida como los Descerebrati, engalana un rincón céntrico en nuestra bella capital.

jueves, 29 de noviembre de 2018

La princesa


Esto de andar por ahí todo el día con la cámara tiene sus ventajas. Por ejemplo, tengo pruebas de que un ogro malvado mantiene cautiva a una hermosa princesa en su enrejado torreón, celosamente custodiada por un par de temibles mastines de ojos llameantes y fauces babeantes (un asco). Naturalmente que de inmediato me vino a la cabeza liberarla, pero después lo pensé mejor, a mi edad no estoy para combates a espada y maza, así que creo que voy a hacer la denuncia en la Comisaría de la Mujer.

El Cerro de los Pescadores III


En el Cerro de los Pescadores parecían estar un poco más organizados, con barcas algo mayores e incluso un guinche operado manualmente para sacarlas del agua,

martes, 27 de noviembre de 2018

El Cerro de los Pescadores II

En esa oportunidad no embarqué con ellos, pero los ví regresar de la pesca.

domingo, 25 de noviembre de 2018

El Cerro de los Pescadores


Lo que hoy se conoce como la Punta del Diablo, antes se llamaba el Cerro de los Pescadores, pero claro, Punta del Diablo es más chic y suena màs atractivo para el turista. La Punta del Diablo es la mencionada en la entrda de ayer. Aquí también los pescadores vivían, no del turismo sino de la pesca artesanal y preparaban "bacalao", en realidad salazón de pescado, para vender en Semana Santa y huelga decir que el olor a pescado parcialmente descompuesto era atroz en toda la zona.

sábado, 24 de noviembre de 2018

El Bonito Calimaris II


El Don Guillermo y la cabaña del Bonito estaban -no sé si quedan restos de ellos aún- a medio camino entre el Cabo Polonio y la Punta del Diablo, la verdadera, que a su vez está situada entre el Cabo y la barra del Valizas. Vivía modestamente, por lo que pude ver, aunque creo que no dormía allí, simplemente estaba durante el día, "cuidando" los restos del naufragio.

viernes, 23 de noviembre de 2018

El Bonito Calimaris

Cuando fuimos al Polonio en 1971, pasamos por una pequeña cabaña al borde del mar, perteneciente a un personaje famoso de la zona, el "Bonito" Calimaris, encargado, según contaba, de custodiar los restos del navío Don Guillermo que se ven al fondo. Puede leerse un interesante artículo sobre el tema (aquí)

martes, 20 de noviembre de 2018

Cabo Polonio XIV

Aunque el Cabo parece haber cambiado mucho desde entonces, no creo que eol suministro de agua potable sea tan diferente hoy en día.

Cabo Polonio XIII

Un rancho de pescadores con su barca de pesca en el garage, como si fuese el auto familiar, el Cabo era algo diferente de ver, otro Uruguay.

domingo, 18 de noviembre de 2018

Cabo Polonio XII

Las tareas diarias de sus pobladores, de todas formas, estaban  ligadas directamente a la pesca.

sábado, 17 de noviembre de 2018

Cabo Polonio XI

Si bien era un poblado de pescadores, el Cabo tenía mucho de población rural.

viernes, 16 de noviembre de 2018

Cabo Polonio X

Era un lugar muy, pero muy tranquilo, sin lugar a dudas, probablemente hoy las cosas sean diferentes.

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Cabo Polonio IX

Para quienes veníamos de una ciudad, incluso una ciudad no muy grande, la vida en el Polonio parecía desarrollarse a un ritmo mucho más lento. Cuando no estaban trabajando, los pescadores disponían de una gama muy limitada de opciones para matar el tiempo, salvo descansar y tomárselo con mucha calma. No descarto la posibilidad de que en el fondo la pasasen mejor que nosotros.

lunes, 12 de noviembre de 2018

Cabo Polonio VIII

Los tiburones andaban en la vuelta esperando para merendarse algún lobito de la manada que vivía allá y terminaban muchas veces secándose al sol para ser comercializados como bacalao criollo, pero verles la dentadura metía miedo.

domingo, 11 de noviembre de 2018

Cabo Polonio VII

Eso de fotografiar estuvo muy bien, pero volver a tierra fue un alivio, los tiburones presos en las redes estaban muertos desde hacía ya algún rato y comenzaban a oler muy mal, pero de todas formas yo me sentía Robert Flaherty durante la filmación de Nanuk el esquimal (link)

viernes, 9 de noviembre de 2018

Cabo Polonio VI

Esos pescadores me recordaban mucho a los personajes pintados por Sorolla (link)  en sus cuadros costumbristas que tanto le gustaban a mi amigo el acuarelista Esteban Garino.

jueves, 8 de noviembre de 2018

Cabo Polonio V


El patrón de la barca era un hombre joven que me daba la impresión de que mi presencia a bordo con la cámara le era más o menos indiferente y creo sinceramente que no posaba. La gente hoy en día está siempre mucho más pendiente de su propia imagen, el narcisimo parece imperar en todas las edades, de ello puede dar prueba el abuso de los selfies, todos nos creemos protagonistas de alguna película y sonreímos tontamente para una posteridad incierta.

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Cabo Polonio IV

En las vacaciones de julio de 1971 fuimos con un amigo al cabo a hacer un reportaje con fotos y texto para una agencia de noticias independiente en Estados Unidos, que no llegamos a completar, porque para hacer esas cosas hay que saber y nosotros éramos muy novatos . Pero igualmente estuvo muy bueno y conseguí unas cuantas buenas fotografías. Los pescadores del Polonio capturaban principalmente tiburones y una mañana salí con un grupo de ellos en su chalana, ellos a recoger las redes con su pesca y yo a pescar imágenes, éramos todos pescadores.

martes, 6 de noviembre de 2018

El Cabo Polonio III


Otra imagen del Polonio tomada en 1975. Aunque había un carro tirado por caballos que salía de la barra del arroyo Valizas con horarios y días que nunca conseguí determinar, siempre hice (hicimos, todas las veces fui acompañado) el trayecto desde Aguas Dulces hasta el cabo a pie, alrededor de 30 km entre ida y vuelta. Se hacía perfectamente en una jornada a pesar del calor y de tener que caminar sobre la arena, que es más cansador.

lunes, 5 de noviembre de 2018

El Cabo Polonio II

En los setenta el Cabo Polonio no era más que un pequeño poblado de pescadores situado junto al faro, un poblado de pescadores de verdad, con casas de madera construidss muchas veces con tablones que arrojaba el mar. Debo suponer que ya no debe quedar mucho de eso, podría ir y comprobarlo por mi mismo, pero me niego a sumarme a las hordas de turistas que de acuerdo a lo que he leído, lo han ido convirtiendo en otra cosa que estoy seguro de que no me va a gustar.

domingo, 4 de noviembre de 2018

El Cabo Polonio

Leo en la prensa un artículo que habla sobre Cabo Polonio, lugar al que hace muchísimo tiempo que no voy y que según lo que dice, está muy cambiado, irreconocible, diría, y recuerdo lo hermoso que era antes de la llegada masiva de esa dolencia de nuestro tiempo, el turismo masivo y depredador. Era así, un poblado de aspecto primitivo, muy tranquilo y hermoso. Ahora no quiero ni pensar cómo luce, mejor ni me acerco por allí, no soy tan masoquista.

sábado, 3 de noviembre de 2018

Colores urbanos

Siempre nos estamos quejando de lo gris que es Montevideo, pero últimamente eso ha ido cambiando, muchas veces a causa de la azarosa y ocasionalmente feliz conjunción de fachadas coloridas y graffitis, como en este caso en particular.

miércoles, 31 de octubre de 2018

Exhortación

El Santo exhortaba a la pantalla que, asomada por encima de los bajos edificios de la zona brillaba engañosa para seducir a los que no estaban ya bajo el embrujo de otras hermanas en los teléfonos, televisores, cajeros automáticos y demás. Pero no había caso, la maligna ignoraba las sabias palabras del Santo, que aunque juiciosas y persuasivas, parecían sin embargo caer en oídos sordos. No había remedio.