sábado, 9 de julio de 2022

Café en Marruecos

Mientras preparaba esta foto pensaba que no hacía mas de dos o tres horas yo mismo había estado como el señor de la foto, sentado solo en un café, pensando. El hecho de que no hubiese estado vistiendo una chilaba, ni fumando y que delante de mí hubiese una taza de café humeante no cambia mucho las cosas; ambos fuimos parroquianos en una cafetería, o casa de té, lo que fuera y me viene a la cabeza el título de aquel libro de Borges, El otro, el mismo. (link)