miércoles, 12 de enero de 2022

Reprobación

No sé qué pueda haber hecho el pobre joven para merecer una mirada tan ceñuda de parte de don Florencio. Quizás fue el novel el autor de alguna pieza de teatro que no fue del gusto del broncíneo, pero en fin, el abanico de posibilidades es infinito. Puede incluso haber sido alguna pequeña disensión relacionada con la religión nacional, el fútbol (lo de "nacional" no es ninguna alusión indirecta a quienes ya saben, aclaro por si las moscas).