domingo, 4 de octubre de 2009

El guitarrista callejero

Había estado fotografiando unas parejas que bailaban tango en la Plaza del entrevero y lo vi cuando ya me iba. Estaba sentado en un banco, mirando en silencio a los bailarines a lo lejos, con su guitarra sobre el regazo, con las cuerdas hacia abajo, como para protegerlas y a su lado, una bolsa de plástico con trozos de pan.
Jesús tiene 85 años y toca la guitarra y canta en la calle por unas pocas monedas, no es muy exigente.
Me acerco a hablarle y espontáneanente me cuenta que ha salido en cinco películas, "El lado oculto del corazón" (E.Subiela, 1992), "Montevideo plus" (?), "En la puta vida" (B.Flores Silva, 2001), "El sur también existe" (J.A.Páramo, 1986) y "El dirigible" (P.Dotta, 1994).
Está orgulloso porque los turistas de los cruceros que llegan a Montevideo lo fotografían como a un personaje memorable, probablemente a causa de su barba patriarcal. "La otra vez vino uno con como 700 japoneses y me filmaron, estoy en Japón..." , dice.
Podría haberle respondido que en realidad los turistas japoneses me importan un comino, pero que cambio lo escuché una vez cantar en el 116 y me sorprendió lo bien que lo hacía, con una voz afinada a pesar de su edad, pero no sé si me iría a entender. Don Jesús, a través de todas esas fotos y videos con su imagen que andan por el mundo, en una de ésas, viaja a su manera.