lunes, 13 de mayo de 2019

Escondido


No quería saberlo, el mundo podría perfectamente pertenecer al personaje ese, el gordito sonriente de cara colorada a sus espaldas, pero lo que es a él, le daba igual. refugiad bajo su sábana blanca de fantasma permanecía ajeno a todo tipo de reivindicaciones inesperadas y cn toda seguridad, también inmerecidas. Que los demás se las arreglasen como pudieran.