jueves, 11 de enero de 2018

Sugerente

Al acecho, el vestido aguarda como una araña en su tela a una posible víctima. Aguarda y aguarda, pero no es que ya nadie quiera comprarlo para casarse, por ejemplo, sino que debido a la ola de calor que nos agobia desde hace semanas, por el momento no hay nintguna dama en las cercanías que pueda estar ni remotamenteinteresada. Porque, parafraseando  la canciòn popular, el calor es más fuerte