lunes, 8 de agosto de 2016

Presagio de tinieblas


Por suerte aun era de día, porque sospecho que al caer la noche, las tinieblas se cernirían sobre la costa de la Serenísima, ya que alguien se había ocupado de quitar las lamparillas, dejándola indefensa ante al avance de las sombras.