jueves, 8 de abril de 2010

En la escollera

No es para nada malo que las fotografías sean extrañas, intrigantes; es más, es un objetivo frecuentemente perseguido, pero no siempre alcanzado. El gran fotógrafo Leonard Freed, en el prólogo de su libro de 1991 dijo que las fotografías, "cuanto más ambiguas, mejor, de lo contrario serían propaganda". La imagen que tomé en la escollera Sarandí pertenece a las que considero logradas en ese aspecto, permiten la especulación (por ejemplo: ¿quién asesinó a los pescaditos que están a la derecha?).
(Por fotos de Leonard Freed ir aquí)